Victor Carranza será tapadera de Joaquín Caballero

Desde el primer día de su campaña Víctor Carranza amenazaba con esclarecer los malos manejos del Ayuntamiento de Coatzacoalcos, gritaba a los cuatro vientos que iba a meter a la cárcel a los culpables de la mala administración municipal. Les puso ratoneras en las puertas del Ayuntamiento y reía con los medios de comunicación. Pura faramalla, puro circo barato.

La verdad es que Víctor Carranza está coludido con Joaquín Caballero y no lo va a auditar correctamente, a lo mucho se espera que ordene una auditoría pero no le encontrarán absolutamente nada a Joaquín.

Las razones por las que decimos esto es porque desde los meses de septiembre-octubre se inició con la transición del gobierno. Víctor Carranza y su gente de confianza comenzaron a conocer a fondo lo que sucedía en el municipio: los problemas que se enfrentaban, las arcas vacías, la relación con el sindicato, el mobiliario, las unidades, las jefaturas, las deudas, los incumplimientos de pagos a proveedores, los negocios y todo lo que conlleva administrar al municipio.

Durante tres meses Víctor Carranza conoció la verdad desde adentro del gobierno saliente, y calló. Vendió su silencio. Nunca se manifestó al respecto, no mencionó nada del problema de la basura, de los camiones, de la relación con el sindicato, de la deuda a proveedores y trabajadores, no dijo nada, absolutamente nada. Esperó hasta los primeros días para intentar sacar el barco a flote pero no pudo, sintió la presión de los medios de comunicación que lo presionaban, de las redes sociales, de la sociedad y algunos ediles que quieren un verdadero cambio.

Quedó claro que todos son igual de cochinos y trompudos. Y tan malo resultó el gobierno saliente, como el gobierno entrante.